En un controvertido antecedente, la Corte revocó la sentencia del aquo en la causa “Asociart SA ART” (06/05/2014).

En un controvertido antecedente, la Corte revocó la sentencia del aquo en la causa “Asociart SA ART” (06/05/2014). La discusión giraba en torno a si las comisiones abonadas por la aseguradora a sus productores debían ser deducidas del IG en el período fiscal en que se producía el devengamiento de los ingresos que habían generado, o si, por el contrario, se encontraba dicha deducción supeditada al pago de la póliza por el asegurado.
La CSJN convalidó que son dos los hechos que deben producirse para que se perfeccione la causa que hace nacer el deber de pago de la comisión en de la aseguradora (suscripción del contrato y percepción de la prima) y, en ausencia de cualquiera de ellos, no se produce la circunstancia que da origen a tal derecho.
De esta manera, el fallo gravó los ingresos del contribuyente pero sin admitir la deducción de las comisiones que los atrajeron.
Con fecha 15/07/2014 en la sentencia “Negri, Fernando Horacio” se consideró que las gratificaciones abonadas como consecuencia de la extinción voluntaria del contrato de trabajo no están alcanzadas por el impuesto por carecer de periodicidad y permanencia de la fuente.
Otra disputa bastante aleatoria en el último tiempo fue la vinculada con la consideración en la base imponible del IVA por importación de servicios, del monto de ganancias correspondiente a los beneficiarios del exterior cuando éste resulte a cargo de los prestatarios locales. En la la causa “Puentes del Litoral SA” (20/08/2014), la CSJN consideró que el ‘precio’ abonado se corresponde con la suma íntegramente desembolsada por la actora para satisfacer la obligación con sus contrapartes, componiéndose no sólo del monto abonado a los proveedores extranjeros sino también aquél abonado a la AFIP por ganancias. Así, entiende que la base imponible del IVA por importación de servicios, definida por la normativa como “precio neto de la operación”, abarca también el monto del impuesto tomado a su cargo por el prestatario local (“grossing up”).